Cuevas de Puente Viesgo

A sólo 25 minutos de la Posada RIO CUBAS, por la nacional 634, pasando por Solares justo antes de llegar a Vargas nos encontramos el pueblo de Castañeda con una impresionante Colegiata Románica que tenemos que visitar, en Vargas tomamos la dirección Burgos, y llegamos al pueblo de Puente Viesgo, donde se encuentra el Monte Castillo, con sus famosas cuevas. En el centro del pueblo tomamos a la derecha, la subida hasta el aparcamiento de las cuevas, está indicada. En el centro de recepción nos darán información y se formará el grupo ya que todas las visitas son guiadas por expertos.

En Cantabria hay 62 cuevas con pinturas rupestres y restos arqueológicos, de todas ellas la de Altamira es la más conocida, ya en 1985 fue declarada por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad. El año 2008, otras nueve cuevas de Cantabria obtuvieron la misma distinción, convirtiendo a nuestra Región en referencia mundial por la cantidad y calidad de sus pinturas rupestres, entre ellas se encuentran cuatro de las cuevas del Monte Castillo.

Desde la prehistoria, el río Pas modeló en el Monte Castillo un conjunto de cuevas, que han hecho de esta elevación cónica, un verdadero queso gruyere, que fue utilizado por los humanos desde la prehistoria. De las cavidades existentes destacan 5 cuevas por sus manifestaciones rupestres del paleolítico, cuatro de ellas, El Castillo, Las Monedas, La Pasiega y Las Chimeneas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad,

Entre estas cuevas destaca la de El Castillo, descubierta por H. Alcalde del Río en 1903, donde se han desarrollado numerosos trabajos arqueológicos. Gracias a ellos es posible tener un conocimiento de las condiciones ambientales, de la flora y fauna, de la anatomía humana del Homo Neandertal y del Homo Sapiens y del comportamiento social de los últimos 150.000 años.

El interior de la cavidad, con un recorrido de visita de 275 m. con galerías de gran altura que nos recuerda a una gran catedral, sus paredes con los surcos grabados por las aguas del río Pas que en la prehistoria tenía por aquí su curso, contiene uno de los conjuntos más singulares e importantes de la Prehistoria de Europa, con 275 figuras, todas correspondientes a los albores de la presencia del Homo sapiens en Europa, nos presentan la forma de vida de aquellos primeros humanos, con técnicas diferentes de expresión , pinceles, manos, y variadas pinturas como carbón o tierras de distintos colores, para mostrarnos los animales que convivían con ellos, caballos, ciervos, mamut, cabras, etc. en el Paleolítico Superior de 36000 a 10.000 a.C.

A unos 675 metros de la cueva de El Castillo, siguiendo por el camino que bordea el monte, se abre la cueva de LAS MONEDAS, la de mayor recorrido, y que como la del Castillo se puede visitar.
En el momento del descubrimiento, en 1952, se la denominó Cueva de los Osos. Al poco se observaron en diferentes salas improntas de una bota con tres clavos en el talón, siguiendo las huellas se localizó en una sima de 23 m. de profundidad, un lote de 20 monedas de la época de los Reyes Católicos, el hallazgo de estas monedas dieron el nombre que hoy denomina a esta Cueva.
De los 800 metros que tiene, se visitan unos 160 metros. El recorrido es impresionante, un auténtico espectáculo. Estalactitas, estalagmitas, discos, columnas, terrazas colgadas y coladas de colores, debidos a la variada composición mineralógica de la roca, describen un paseo geológico incomparable.
Las figuras se concentran en una pequeña sala, a pocos metros de la zona de entrada. El conjunto es muy homogéneo, dibujo negro trazado con carbón, se compone de al menos 17 figuras animales y diversas formas de signos de difícil interpretación. Sobre todo caballos, renos, cabras, bisontes, un oso y algún otro animal indeterminado, componen un bestiario variado. Las dataciones con C14, certifican la realización de las figuras durante una fase glacial que aconteció unos 10.000 a.C.

Para horario de visitas y precios llamar al 942598425. Visitas guiadas. Todo el año

Una vez vistas las cuevas, podemos dar un paseo por la orilla del río, cerca del balneario, el Pas que aquí tiene uno de los pozos más salmoneros, Puente Viesgo es un pueblo tranquilo, con un casco antiguo bonito para pasear y disfrutar de la naturaleza. Como estamos en zona pasiega, podemos aprovechar para comer en cualquiera de estos pueblos pasiegos, poseedores de una cocina tradicional muy variada y de calidad, platos como el ragut, el cocido montañés, el cabrito de estos montes, la leche frita, quesada o sobaos pueden configurar un buen menú para los comensales más exigentes.

Para completar la jornada recomendamos recorrer el valle de Toranzo a orillas del Pas hasta llegar a la Vega de Pas, el paisaje pasiego por excelencia, con sus laderas empinadas, sus pequeños prados bordeados por muros de piedra, aquí siempre se supo trabajar la calidad de las vacas de leche y que por su aislamiento en tiempos pretéritos dio lugar a una sociedad cerrada y muy particular. Aconsejamos visitar el Museo Etnográfico de las Villas Pasiegas, muy interesante para comprender la forma de vida y peculiaridades de las gentes pasiegas.

Desde aquí retornamos hacia la Posada Rio Cubas, pudiendo de camino, aún visitar Selaya, San Roque de Río Miera o Lierganes.