De la Posada Río Cubas al Nacimiento del Asón

Hoy vamos a realizar una excursión en la que podemos emplear el día completo, visitando unos valles cercanos a la Posada.

Salimos de Casa después de degustar un buen desayuno casero, tomamos la carretera hasta Solares, 5 km.,pueblo famoso por la conocida “ Agua de Solares”, desde aquí tomaremos la indicación a Ramales de la Victoria, pasaremos por La Cavada donde se encuentra el “ Museo de los cañones “ es momento de hacer una parada cultural, así nos enteraremos que juntamente con Liérganes en el siglo XVII se encontraba la mayor fundición de España, nos informarán del procedimiento de fabricación de los cañones tanto para defensa de puertos como para armar galeones y otras naves para su defensa. En el pueblo cercano de Guarnizo, se encontraba el Real Astillero, donde se construían gran parte de los buques de la Armada española. Lo tenían todo a mano, los carpinteros de ribera y el astillero en la Ria de Solía, los robles y encinas para la construcción de buques y combustible para los hornos en los montes cercanos, el río Miera para mover martillos y fraguas y redondeándolo todo, el rico mineral de hierro de la cercana mina de Cabárceno, hoy Parque de la Naturaleza de todos conocido, visitado por miles de personas todos los años. Antes de partir podemos ver el arco neoclásico de Carlos III, puerta de la antigua fábrica de cañones.

Tras esta parada seguimos ruta por Riotuerto hacia el puerto de Alisas, en 20 minutos estaremos en su cima a más de 600 m. de altura, donde hay un hermoso mirador con amplio aparcamiento, en la subida además de disfrutar del espectacular paisaje podemos tomar fotos de este bonito valle, con vistas hasta la bahía de Santander al fondo. Conviene adelantar para conocimiento del excursionista que no encontrará apenas tráfico y la conducción será un agradable paseo.

Seguimos ruta, ahora bajando con bellas vistas se mire adonde se mire, prados, rocas, altos, cabañas, cielo, vacas, ovejas, grandes pendientes y en 15 min. entraremos en Arredondo, la capital del mundo, al menos eso pone en el cartel a la entrada del pueblo. Sin duda pueblo singular, al pie de las montañas, rodeado por ellas, tiene una única salida, el valle abierto por el rio Asón que le atraviesa y que por el valle de Ruesga nos lleva hasta Ramales.

Arredondo es bañado por otro río, el Bustablado que forma su cuenca con la falda sur de Alisas, la cara Norte de los collados del Asón y el este de los montes pasiegos, toda esta zona espectacular, es una maravilla para realizar una travesía o simplemente perderse por sus laderas dando un agradable paseo.

En el centro del pueblo casi frente a la Iglesia, de las pocas de Cantabria de estilo neoclásico, a destacar su torre circular, nace un desvío de carretera que indica a Socueva con la capilla de San Juan, mozárabe semirupestre del siglo X, el paraje es una subida por un precioso valle transversal. Para los que no quieran andar tanto pueden llegar en coche hasta el barrio cercano a la ermita y andar desde aquí unos cientos de metros.

Saliendo de Arredondo seguimos la señal a La Gándara, bordeando el río hasta el pueblo de Asón, ni que decir tiene que disfrutarán de bellos parajes, los pozos trucheros, aquí la trucha asalmonada en río bravo de piedras es muy apreciada, y de las sendas siempre húmedas por el río o por el rocío, jalonadas de diferentes tipos de árboles autóctonos y de prados que llegan hasta el río.

Cabe destacar que en esta zona de rocas calizas, se encuentra la mayor zona de galerías subterráneas, el sistema Cueto- Coventosa con más de 30km. de longitud y 800 m. de desnivel, que por las entrañas de la tierra se une con las cavidades del Valle de Soba. Especialistas de todo el mundo vienen explorándolas desde hace muchos años.

Desde este punto también tenemos dos posibilidades, una para los más andarines que dejaremos el coche en el pueblo, partiendo río arriba a través de pastizales y bosquecillos de árboles como las hayas, los abedules, los cajigos, avellanos, hasta el mismo pie de la cascada donde nace el río, siempre es espectacular pero mucho más si vamos después de unos días de lluvia o desnieve en las alturas, tras descansar un poco y disfrutar del canto de la cascada, no es mala idea haber llevado unos bocatas y algún refrigerio para tomarlos en lugar tan privilegiado, después un paseo de vuelta al coche.

Para los que prefieran el coche, seguiremos puerto de los Collados arriba, hasta las cercanías de la cascada, en la curva más cercana hay lugar para dejar el vehículo y tomar una senda que nos acerca a la pared del nacimiento. Tres km. más arriba se corona puerto, donde hay un mirador desde el que se ve el nacimiento , las herraduras del trazado de la carretera que acabamos de subir, las cimas cercanas, que conjuntamente con los riscos del desfiladero, resultado de un antiguo glaciar nos ofrece una maravillosa vista que nunca podremos olvidar.

En la zona se come estupendamente, lo mismo en Arredondo que en Asón se puede tomar un buen cabrito de estas montañas, unas truchas de este río y en el tiempo se pueden tomar unas setas estupendas de la zona, para los de cuchara un cocido montañés o unas alubias rojas, con todos los sacramentos, si aún fuera pronto en el Valle de Soba también lo hacen muy bien.

Una vez vistos los Collados, seguimos ruta bajando todo el Valle de Soba camino de Ramales de La Victoria, la carretera ahora arreglada y no tan sinuosa como hace unos pocos años nos facilita la vista de prados bellísimos, buen ganado, en tramos nos deja ver el río Gándara, casonas, picos y sierras, seguimos disfrutando de la excursión.

Desde aquí una buena carretera nos llevará hasta la autovía A-8 en Colindres, dejando aquí el relato para que cada cual elija si volver a la Posada, visitar pueblos con encanto o hacer la vuelta por la cornisa disfrutando de la costa de Trasmiera, desde Santoña hasta la bahía de Santander.