Playa de Langre

Saliendo de la Posada Rio Cubas, por un camino asfaltado, entre prados y maizales en el tiempo, atravesando el pueblo de Castanedo a sólo 2 km. de la Posada, cruzaremos una mies de suave caída que nos lleva a Langre.

A La PLAYA DE LANGRE, podemos llegar en coche, aquí los lugareños, en verano tienen sus prados preparados como aparcamiento, en el colindante pueden estar pastando las vacas prácticamente hasta el límite de la costa. Los clientes andarines de la Posada disfrutan de este bello recorrido, sembrado de prados con vacas, ovejas y caballos, paseando hasta la playa.

Hay quien dice, que es la PLAYA MAS BONITA DE CANTABRIA, no sé si tanto, pero bonita y espectacular seguro que les parecerá. La playa ofrece un arenal de dorada arena fina, enmarcado por un majestuoso acantilado vertical, con un frente al mar de 1300 m. de longitud, y un entrante rocoso que en pleamar divide la playa en dos, ambas cuentan con bajada de escaleras para superar el desnivel , desde abajo la pared de 30 m. de altura es impresionante y desde arriba las vistas de la playa, de las olas, del mar son una maravilla.

Es ideal para el baño, tomar el sol, leer…además tiene una ola muy apreciada para la práctica del SURF, incluso, es habitual ver en la playa a un número importante del surferos, fuera de la temporada de baños.

En aproximadamente la tercera parte de la playa grande, en su parte Este, se practica el nudismo.

La playa pequeña con su bajada al borde mismo de la carretera, por encontrarse protegida entre dos acantilados tiene aguas muy tranquilas y siempre ha sido visitada por las familias con niños que aquí pueden jugar tranquilamente.

Si al salir de la playa queremos dar un paseo, no vamos a olvidar nunca la belleza incomparable de esta costa que podemos apreciar desde la senda que sobre ella discurre hasta la ISLA DE SANTAMARINA, ya con vistas de las playas de SOMO, LOREDO, EL PUNTAL, LA BAHIA DE SANTANDER, EL SARDINERO, EL PALACIO DE LA MAGDALENA, además en todo el recorrido disfrutando de la brisa yodada del mar.

Seguro que el deporte y la playa nos ha abierto el apetito, en los pueblos de la zona tenemos muy buenos productos del mar, en tiempo de huertas, estupendas verduras para una buena ensalada o una menestra.