PISCINAS NATURALES DE LANGRE

Hoy queremos hablaros de un lugar espectacular a tan sólo 5 kms de la posada.

En el pueblo de Langre encontramos uno de los paisajes más espectaculares de la costa occidental los acantilados de Langre. Si la visitas encontrarás dos playas, la pequeña de unos 200 metros de longitud en la que destaca el estremo del acantilado; algunos dicen que la roca parece un león, una esfinge ..

La playa grande cuenta con 800 metros de playa dorada en la que disfrutar del sol, un buen baño y, buenas olas para los amantes de las olas. Las dos están protegidas por un acantilado de más de 20 metros de altura.

Piscinas naturales entre los acantilados.

Si, a demás de la playa te gusta pasear o quieres dar un paseo después de un día de playa, recorre los acantilados a pie. Si te diriges hacia la playa de los Tranquilos en  el pueblo de Loredo, pasando por encima de la playa pequeña, podrás disfrutar de unas maravillosas vistas entre praderíos y maizales. Cuando está baja la marea podrás ver las piscinas naturales de Langre. El acceso es difícil pero el sitio es único. No olvides que en el Cantábrico existen las mareas y sólo se pueden visitar con marea baja.

Como curiosidad contaros que la playa de Langre era la preferida de Felix Rodríguez de la Fuente cuando visitaba Santander. Hoy es algo menos salvaje que hace años cuando su acceso era por un sendero entre rocas. Hoy existe una escalera. Pero todavía vuelan muchas aves por las paredes de los acantilados, aquellas que tanto le gustaban observar a Felix.